13 de diciembre de 2008

Reseña: Wisdom

Tu tienda de cómics en Ciudad Real

Título en España: Wisdom: Los Rudimentos de la Sabiduría
Título en EEUU: MAX: Wisdom nº1 & MAX: Wisdom nº2 & MAX: Wisdom nº3 & MAX: Wisdom nº4 & MAX: Wisdom nº5 & MAX: Wisdom nº6
Formato: Tomo, tapa rústica, 144 páginas, color.
Precio: 12.00 €
Editorial: Panini Cómics

Reseña:

Peter Wisdom es uno de esos personajes en el Universo Marvel que goza de cierta importancia en pequeña dosis. Después de mucho tiempo desaparecido por las páginas de los cómics de La Casa de las Ideas, Chris Claremont decidió recuperarlo para su nuevo proyecto con mutantes, "New Excalibur" (una vez que estos establecieran su base en Inglaterra y no en Genosha, que era donde estaban hasta antes del Día M). Cuando volvimos a ver a Wisdom, éste era miembro del MI-13 y tenía un peso en las organizaciones de espionaje británicas que del que no había disfrutado hasta ahora, y fue el máximo culpable de que el grupo de mutantes reunido por el Patriarca de la línea se asentara dentro de las fronteras del Reino Unido.

Como no podía ser de otra forma, en los despachos de la editorial, los editores decidieron que era buen momento para promocionar más si cabe a uno de los personajes más controvertidos de los que disponían, y así explotar su vena británica todo lo que fuera posible. Wisdom es un personaje creado por Warren Ellis, así que el proyecto que se preparó, en forma de miniserie, seguiría muchas de las pautas que Ellis suele incluir en sus historias. La responsabilidad de los guiones recaería en Paul Cornell, un nombre poco conocido dentro del Noveno Arte pero que a todo el mundo le sonará uno de los guionistas más relevantes de la serie de televisión "Doctor Who", además de haber escrito varias novelas basándose en su trabajo en la teleserie. Cornell es otro escritor británico capaz de sacarle punta a todo aquello que caracterice la personalidad del bueno de Wisdom, y la verdad es que a mí no me ha defraudado lo más mínimo. Sobre todo porque era un cómic del que no esperaba recibir mucho y me he llevado una grata sorpresa una vez que he terminado de leerlo.

Todo comienza con una serie de ataques por todo el Reino Unido por parte de las hadas de Oberón, las cuales han cometido asesinatos indiscriminadamente y han secuestrado al hijo de un ministro británico. Evidentemente, las altas cúpulas y los jefes del las organizaciones secretas de defensa amparadas por el Gobierno del Reino Unido, deciden encargarle la misión de combatir y persuadir a los seres de Otromundo (el llamado "inconsciente colectivo británico") de que no deben comenzar una guerra contra los humanos. Por supuesto, y como mandan los cánones de toda historia de superhéroes relacionados con un servicio secreto, Wisdom no acudirá él solo a la batalla, sino que se rodeará de un singular equipo que le acompañará a lo largo de todo el tomo y que está compuesto de una serie de personajes que, a mí personalmente, me son completamente desconocidos pero que forman un grupo casi cómico. En realidad, este cómic tiene mucho más humor del que cabría esperar. El humor -inglés- y la acción se reparten a partes iguales la trama, y Cornell no se corta un pelo en mostrar cualquier escena que se le pase por la cabeza, para eso está bajo el sello de la Línea MAX, en el que la censura no existe y el lenguaje soez y las escenas de sexo o subiditas de tono están a la orden del día. Si eres uno de esos lectores a los cuales los cómics en los que el humor de las islas no les hace ninguna gracia (recurso muy utilizado por gente como Garth Ennis -irlandés-, Mark Millar -escocés- o el propio Warren Ellis -inglés-), no te recomiendo esta lectura, desde luego.

Como decía, uno de los puntos fuertes de la obra de Cornell es el reparto disparatado que nos ha preparado. Los compañeros de Wisdom son John el Skrull (un skrull con la apariencia de John Lennon), Tink (un hada del tamaño de una humana que se ha exiliado al mundo "real"), el Capitán Midlands (un supersoldado que luchó en la II Guerra Mundial y que parece una copia barata del Capitán América), y Maureen Raven (una madre soltera y clarisensitiva, lo más parecido a una telépata que pueda existir). "Variopinto" y "heterogéneo" son los dos primeros calificativos que se me vinieron a la mente cuando leí la presentaciónd el equipo en las primeras páginas del primer número USA (de los seis que componen el tomo completo). Las relaciones entre ellos ayudarán a que avance la trama, y cada misión nos mostrará un detalle más de la cultura inglesa dentro del Universo Marvel y cómo también existe un pequeño reducto de seres superpoderosos en Gran Bretaña que se apoya, sobre todo, en la magia que envuelve las tierras que otrora fueron gobernadas por el Rey Arturo. Además, a medida que avancemos en la lectura, veremos cómo se pasearán varios cameos por las páginas, como el propio y reconocible Capitán Britania o un casi olvidado Shang Chi.

La estructura del tomo me ha gustado mucho porque cada una de las historias en las que se subdivide la trama principal puede ser leída por separado pues suponen pequeñas misiones realiza el grupo de Wisdom. En todas ellas se volverá a echar mano de la cultura británica y la verdad es que Cornell no deja títere con cabeza a la hora de "fusilar" los mitos británicos por excelencia. Así pues, a parte de la visita al propio Oberón en el primer capítulo, también veremos cómo se enfrentan a una plaga de versiones de otras realidades de Jack el Destripador, un dragón galés que ha olvidado que lo es o una invasión marciana de series salidos de la novela de H.G. Wells, "La Guerra de los Mundos". Curioso cómo Cornell maneja la actuación de John el Skrull ante esta situación, sabiendo lo que se le viene encima al Universo Marvel muy poco tiempo después.

En el dibujo, tenemos dos nombres que comentar. El primero, Trevero Hairsine, el encargado de dibujar los dos primeros números USA y al cual recordamos por su trabajo en la miniserie "X-Men: Génesis Mortal", la verdad es que hace un trabajo bastante bueno, dejando el listón muy alto en las primeras páginas de la miniserie. Tiene un estilo muy espectacular y se amolda perfectamente al constante cambio de escenario que Cornell requiere en las dos historias que escribe, no tieniendo ninguna carencia a la hora de mostrarnos un mundo que se rige por las leyes de la magia o a unos cuantos gigantes luchando entre sí con pueblos rurales ingleses en sus hombros y con los miembros del grupo de Wisdom de por medio. Después, tenemos al dibujante español Manuel García, el cual no llega a mantener el listón tal alto como Hairsine pero que cumple con el expediente. El cambio de estilo se hace evidente cuando vemos a Shang Chi entrar por la puerta de una taberna típica galesa, y es que García no es tan ducho en la narración de los movimientos humanos y en los gestos faciales como sí lo es Hairsine, y eso se nota si te cambian al dibujante a mitad de la lectura.

En resumen, me he llevado una sorpresa con este cómic pues no me creía que pudiera disfrutar con su lectura tanto como lo he hecho. Lo cierto es que el nivel en los dibujos es un poco irregular pero las historias están cargadas de guiños y críticas veladas a la sociedad británica del siglo XXI, y el carácter de Wisdom es el mejor para mover a un grupo tan esperpéntico como el que le rodea. Yo os lo recomiendo, eso sí, siempre que no aborrezcáis el humor inglés y a los autores que lo llevan por bandera en el cómic americano.

7.5/10

Reseñas relacionadas:
Los Exiliados #14
New Excalibur #3
El Encapuchado: El Origen
Un hombre llamado Kev
MAX: Punisher #7

3 comentarios:

Anónimo dijo...

por cierto feliz navidad y prospero año nuevo

Miguel N4 dijo...

Igualmente.

(por cierto, gracias por tus críticas constructivas :) )

Anónimo dijo...

No es por ser rompehuevos, bueno un poco si, pero Paul Cornell de creador del doctor who poco que nacio en 1967 y el doctor empezó su serie en 1963 (aunque claro puede que viajara hacia atrás en el tiempo para crearlo... hmmm)

Related Posts with Thumbnails