26 de abril de 2008

Reseña: MAX Punisher #7

Tu tienda de cómics en Ciudad Real

Título en España: MAX Punisher #7: Hombre de Piedra
Título en USA:MAX The Punisher nº 37 & MAX The Punisher nº 38 & MAX The Punisher nº 39 & MAX The Punisher nº 40 & MAX The Punisher nº 41 & MAX The Punisher nº 42
Formato: Tomo, tapa blanda, 144 páginas.
Precio: 12.00 €
Editorial: Panini Comics

Reseña:

Después de la decepción que me supuso la lectura del sexto número de esta colección en tomos de la línea MAX sobre el Castigador, me temía encontrarme con un cómic similar al anterior. Sin embargo, el regreso del argentino Leandro Fernández a los lápices y el giro argumental que Ennis le da a la serie por enésima vez ha hecho que cambie mi parecer sobre la continudad de ésta. Tanto es así que considero este séptimo volumen como uno de los mejores de toda la colección

Hay que tener en cuenta un aspecto realmente importante antes de empezar a hablar más en profunidad de la nueva entrega de las aventuras de Frank Castle bajo el sello más adulto y sin censura de Marvel, Garth Ennis no olvida cualquier trabajo que haya hecho con anterioridad desde el lanzamiento de la serie y que él pasara a hacerse cargo de ella. Establace una continuidad y, como ya hiciera anteriormente, recupera hechos y personajes de tomos anteriores para montar la historia que le interesa contar. En este caso se trata de recordar los tomos tres y cuatro ("Madre Rusia" y "Arriba es abajo y negro es blanco", respectivamente). Del primero vuelve a aparecer el militar ruso que intentara plantar cara a Punisher cuando éste se infiltró en el silo de su país (bajo órdenes de Nick Furia) y acabó con cualquier miembro del ejército que se le echara encima para rescatar a una niña infectada de un extraño virus. Sus ansias de venganza le moverán a hacer todo lo posible por atraer a su posición actual a su peligroso enemigo. Tal y como ocurriera con la historia comentada, Punisher volverá a abandonar Nueva York y Estados Unidos para desplazarse nada más y nada menos que a Afganistán.

Sin embargo, no sólo el Hombre de Piedra (que da el título a este arco argumental recogido en el tomo) vuelve a la primera plana de las aventuras del vigilante más sanguinario de todo el Universo Marvel. Vuelve Rowlins, que ya sufrió la ira de Frank hace meses en el citado tomo número tres; y una vieja conocida como es O´Brien que se vuelve a cruzar en el camino de Punisher. Esta vez todos están en Afganistán, es cierto que cada uno busca un objetivo, pero al final, tal y como nos tiene acostumbrados Garth Ennis, todos acabarán liados en una misma trama. De hecho, me sorprende cómo el escritor es capaz de repetir casi siempre el mismo esquema y seguir resultándome fresco y nada repetitivo. Podemos decir que los cuatro primeros, de los seis totales, números USA no tienen a Punisher como protagonista, más bien ahí se dedica el bueno de Ennis a mostrarnos cómo está la situación y de qué magnitud es el peligro al que se tiene que enfrentar el hombre que da nombre a la colección. A lo largo de las páginas, Castle, va ganando en protagonistmo y la trama se va centrando en él hasta que al final todo acaba con él solucionando la papeleta. Todos sabemos que al final saldrá airoso, pero el cómo lo consigue es lo verdaderamente intresante.

Ya he comentado que me parece un agravio comparativo el recordar el fatídico tomo anterior (del que me sorprendió ver que Panini publica una secuela centrada en el enemigo que acompañaba a Punisher, Barracuda, parece que tuvo mucho éxito pese a no parecerme nada del otro mundo y lo más flojo de la colección hasta el momento), pero no quiero pasar por alto la oportunidad de mostrar mi admiración por Ennis. Somos bastantes los que pensamos que, desde Predicador, no ha hecho nada que verdaderamente merezca la pena como su obra maestra. Para mí, lo más cercano es este MAX Punisher, y que no escatime en ningún momento en violencia. Porque Punisher es un militar perfecto, un hombre acostumbrado a matar de mil maneras distintas y que es capaz de perseguir y "castigar" a cualquiera que se lo proponga. La ausencia de trabas y censura por parte de la editorial es loable, lo bien que lo ha aprovechado Ennis es, como ya he dicho, más que admirable.

El retorno de Leandro Fernández a hacerse cargo de la parte gráfica de la obra fue, sin duda, una de las mejores noticias cuando me compré este tomo. El binomio Ennis-Ferández es uno más que hay que apuntar a la lista de grandes parejas en el mundo del cómic. Un hombre que es capaz de dotar de tanto realismo tan ingente nivel de violencia o de firmar las impresionantes páginas que tenemos ante nuestros ojos es digno de reconocimiento. En pocas ocasiones me veréis defender un formato como el 100% Marvel, pero hay que reconocer que el fantástico papel hace que luzcan más sus dibujos. Lástima que el tomo no esté cosido y tengamos que andar con tanto cuidado de no sufrir el conocido como "efecto otoñal" en las páginas del cómic (esto es, que se le caigan las hojas).

En fin, uno de los mejores tomos de la colección con un Punisher desatado paseándose por un paisaje tan desolador y peligroso como es Afganistán. Recomendable cien por cien.

9/10

Reseñas relacionadas:
MAX: Punisher #6
MAX: Punisher #5
MAX: Punisher #4
Midnighter #1
Los Leones de Bagdad
Related Posts with Thumbnails