24 de abril de 2008

ReseñaTV: The Office -NBC- (2ª temporada)

Productor: Greg Daniels
Versión de la Serie: Estadounidense, basada en la original The Office británica
Cadena de TV USA: NBC
Número de Episodios: 22
Duración: 22 minutos aprox.

Reseña:

Después de una brevísima primera temporada de esta maravillosa adaptación americana de la serie original británica en la que nos dejó con la miel en los labios, llegó la segunda temporada con un número de capítulos mucho más razonable en cuanto a la calidad de la serie y en cuanto a lo que los espectadores esperaban de ella. 22 capítulos que han dado muchísimo juego y han hecho avanzar la trama a grandes pasos. Sin duda, más quisieran muchas series de televisión ofrecer tanto y tan bueno con un tiempo tan corto de emisión: unos 20 minutos por capítulo a los que hay que añadirles la cabecera y los títulos del final.

Cuando terminé la primera temporada he de reconocer que estaba completamente fascinado. Había descubierto una serie de humor que me hacía soltar más de una carcajada y que conseguía que los capítulos se me hicieran cortos. Repleta de innovaciones como la forma de desarrollarse los episodios, en el transcurso del día a día en la oficina que comanda Michael Scott o la genial idea de grabar gran parte de las escenas como si de un documental sobre los trabajadores se tratase. Una vez finalizada la visualización de esta segunda temporada no puedo hacer más que rendirme al equipo de guionistas y reparto de actores por su gran trabajo. Porque no sólo Steve Carell (sobre el que recae el mayor peso argumental erigiéndose de esa forma en el verdadero protagonist) dando vida al jefe ha logrado superarse a sí mismo, sino que Rainn Wilson hace de Dwgiht uno de los personajes más logrados y rocambolescos de todas mis experiencias televisivas.

En esta segunda temporada nos encontramos con una continuación directa de la primera. Un episodio tras otro nos trae cada una de las situaciones en las cuales se ven envueltos en la oficina de Scranton. La primera mitad de la temporada, si bien es muy buena, queda atenuada ante la exponencial subida de nivel que sufre hacia el final. Creo que es una cosa natural y que no debería pillar por sorpresa a casi nadie: Entre la primera temporada y los primeros episodios de la segunda empezamos a conocer a cada uno de los personajes que se dan cita en la serie, su forma de comportarse, sus manías, su relación con los compañeros... Sus caras se nos van haciendo mucho más familiares y, poco a poco, nos convertimos en cómplices de lo que vaya sucediendo al lograr que el espectador se sienta parte de la serie con la ya comentada técnica de grabación simulando un documental. De esta manera, dejamos de ver el cliché del chico enamorado, Jim, platónicamente de la chica, Pam, para comprobar cómo él es capaz de relacionarse con el resto de personajes con los que trabaja. El no llegar a hacer historias cerradas que solamente incluyen a un número determinado de personajes es un gran acierto que da un ritmo mucho más ameno a la serie. Imaginaos cómo sería que no existiera la figura del novato Ryan amenazando las aspiraciones de Dwight de gozar de las preferencias de Michael.

Por otro lado, sí que se siguen dos líneas argumentales claramente diferenciadas y con las que se juega a menudo para complementar la historia principal del capítulo en cuestión. En primer lugar está Michael, sus escarceos con su jefa, su peculiar forma de dirigir la oficina y su mal llevada vida. En segundo, el triángulo amoroso entre Pam, su prometido Roy (que también trabaja en el almacén) y Jim. En mi opinión, esta segunda llega a ser muy cargante porque su tiempo contrasta con el desarrollo rápido de la serie. Todo avanza menos el dubitativo Jim. Habrá que esperar al final del último capítulo para comprobar que es el cierre de la temporada, con lo que es normal que le den toda la coba posible para mantener la atención del espectador en todo momento y lograr un final con giro incluido.

Si nos ceñimos a lo que cuenta cada episodio en sí, tenemos desde un capítulo dedicado a unas curiosas olimpiadas en la oficina, un Michael intentando averiguar quién le destrozó (de una forma bastante peculiar) la moqueta de su despacho, el lío de San Valentín, reuniones separadas entre los chicos y las chicas de la empresa... etc. Vamos, para todos los gustos. Me es muy difícil quedarme con alguno en particular. Más aún teniendo en cuenta que me he visto la temporada completa en capítulos diarios en más o menos un mes, por lo que todos están tan recientes que me cuesta llegar a decidirme. Algo bueno, que entre tanto nivel sea tan difícil destacar un botón.

En definitiva. Mejorar la primera temporada era un reto que se ha cumplido con creces. Si aún hay alguien que duda si empezar a verla no sé a qué espera porque se está perdiendo una de las mejores comedias de la televisión en muchísimos años.

10/10

Te puede interesar:
The Office -NBC- (1ª temporada)
Dwight en estado puro
La reseña de la primera temporada en la revista del PAMMHG!
Related Posts with Thumbnails