2 de febrero de 2008

Reseña: Wetworks #1

Tu tienda de cómics en Ciudad Real

Título en España: Wetworks #1
Título en USA: Wetworks vol.2 nº 1 & Wetworks vol.2 nº 2 & Wetworks vol.2 nº 3 & Wetworks vol.2 nº 4 & Wetworks vol.2 nº 5
Formato: Tomo tapas cartoné, color, 128 páginas.
Precio: 13.00 €
Editorial: Norma Editorial

Reseña:


Para mí, el Universo WildStorm siempre ha sido un gran desconocido salvo por la colección The Authority que sí que compré en grapa cuando la editó Planeta DeAgostini hará unos años. Fue a raíz del cambio de derechos, cuando Norma empezó a sacar mucho material en tomos, cuando empecé a mostrar más interés por nuevos héroes, nuevas aventuras y una forma muy distinta de ver los cómics como es la de Jim Lee, el director editorial de esta línea. Redescubrí The Authority gracias a los tomazos que iba sacando Norma, gocé con la lectura de Planetary y Sleeper de autores de la talla de Ellis o Brubaker, y seguí leyendo con el cruce con el Universo DC que suponía la visita del Capitán Atom y el inicio de un relanzamiento que vendrían a llamar WorldStorm.

El primer cómic que salió con el logotipo del WorldStorm fue este que me toca reseñar: Wetworks. Un primer tomo de una serie abierta en la que se mostraba un grupo que antaño gozó de una serie regular en Image y que ahora sale bajo el sello de otra editorial aunque guarda muchas similitudes con la forma de hacer los cómics allá en los noventa. La verdad es que Wetworks es una de esas compra que hice por continuar una línea de lectura que continuaba a raíz de los dos volúmenes de "Capitán Atom: Armaggedon". Una de esos cómics que pruebas por saber qué es lo nuevo que te pueden ofrecer. Además, estaba respaldado por dos nombres que me llamaron la atención desde el primer momento: Mike Carey, el creador de una de las mejores series de la línea Vertigo como es Lúcifer (y, en las fechas en las que salió este tomo, guionista de la serie en grapa de X-Men); y Whilce Portacio, uno de los siete artistas que fundarían Image. Otro aspecto que me hizo decantarme por llevármelo a mi casa fue el argumento: seres con poderes que no se enfrentan a supervillanos o extraterrestres al uso, sino a no-muertos, vampiros, hombres lobo, fantasmas y demás seres por el estilo. La idea me atrajo tanto que acabé picando y cayendo en las redes.

Wetworks es, en realidad, un grupo improvisado por el Coronel Jackson Dane que se encargará de investigar una serie de asesinatos en masa que un ser parecido a un vampiro está cometiendo movido por algo más que su hambre. Junto al militar estarán la vampierasa Perséfone y el misterioso AB-Muerte, aunque a mitad de la historia se unirá un miembro más que ya perteneciera a la formción original en la etapa de Image. Como no podía ser menos, acción a raudales, spash pages, sangre y un viaje a otra realidad. De hecho, hasta que la historia no pasa a desarrollarse en Thea Mater y se nos explica, a lo largo de sendos capítulos, el pasado del villano de turno, el cómic no es que tenga nada destacable, aunque en ese momento, cobra emoción terminando en un final abierto que te deja con ganas de empezar la lactura de un segundo volumen que se apresuraron por sacar en Norma, ya que coincidió con la Navidad y salió medio mes antes de lo que parecía obvio.

Pero no nos engañemos, no encontraremos complejas tramas en las que sumirse o inteligentes detectives siguiendo la pista del asesino. Aquí hay militares con armas poderosas y batallas en las que habrá sangre a raudales, tratando como se trata de vampiros y no-muertos. No cabe duda alguna de que el punto fuerte son los dibujos que acompañan unos guiones de Mike Carey que cumple más o menos con lo esperado. Sí que se podría haber esmerado más en la unión del grupo y dotar a los protagonistas de un poco más de personalidad. Porque en ningún momento logramos identificarnos con nadie. En mi opinión, un gran fallo, pero previsible al fin y al cabo tratándose del tipo de historias que aparecen en WildStorm.

Mi conclusión es la siguiente: no parece que haya visos de que estemos ante una gran obra pero sí que entretiene lo suyo, con dibujos espectaculares, una edición propia de Norma y una alternativa a considerar para todo aquel que quiera probar con nuevos personajes al margen de los más que vistos de Marvel y DC.

6,75/10

Reseñas relacionadas:
The Authority: El magnífico Kevin
Warblade: El filo de la navaja
Sleeper #4
Desolation Jones: Made in England
Los Muertos Vivientes #5

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Como me desilusionó este movimiento idiotizante de Norma.
EFECTO DOMINO, Rafa Fonteriz, Edicións De Ponent (más vampiros, gran historia).
Ismamelón IV, el pequeñito faraón.

[Mientras escribía este comentario el señor Ismamelón estaba escuchando el tema 'Cuanta puta y yo que viejo' de los Siniestro total. Es cierto.
Sin embargo, el jurado no deberá tener en cuenta esta prueba, desestimada por el tribunal, les recuerdo; ya que la natural inclinación al mal de mi defendido se debe al gen XIX que, como ha quedado demostrado con este gráfico, el señor Ismamelón sufre como fruto de la herencia genética. Observen de nuevo el gráfico, ¿lo ven?
No me respondan, piensen que les ocurriría de haber nacido ustedes... ¡O sus hijos!, ¿¡serían culpables sus hijos de estar sometidos a este gen XIX!? Vean el gráfico... ¿Es culpable nuestro defendido el señor Ismamelón?]

Miguel N4 dijo...

De verdad, me he quedado sin palabras. XD

Related Posts with Thumbnails