21 de noviembre de 2007

Los 187 de Cabronos Extraños (Capítulo 15)

Llegamos a la lista de los 10 dioses que tenemos en Cabronos Extraños, esta vez venidos del mundo de la literatura. ¡Por los libros que lee una persona se puede saber mucho de ésta! Pues nosotros no nos tapamos, tenemos un evidente pasado naranja y nos orgullecemos de él.

Al turrón.

141. Sturm Brightblade
Un tipo duro. Con bigote, pero duro al fin y al cabo. Dentro del universo Dragonlance, es el único personaje que tiene los huevos de ir por ahí con una armadura de Caballero de Solamnia, más estirado que la Giralda, que parecía que le habían atado un palo a la espalda y luego ser todo una milonga que le había colado a todo el mundo. Tenía un librillo, que llamaba el Código y la Medida que era como las instrucciones de las aventuras gráficas, que recurría a él cada vez que se quedaba atascado sin saber qué hacer. Murió como un héroe. Y sin Bolas de Dragón.

142. Capitán Nemo
El sueño de todo buen aficionado a la literatura siempre debe haber sido el tener un pedazo submarino como tenía el Capitán Nemo. Evidentemente no nos referimos al pez payaso de la películas de Pixar, sino al hombrecillo que le dio por ir por debajo del agua cuando había gente a la que le costaba mantenerse a flote por encima. Creado por Julio Verne, fue uno de los pioneros en establecer una especie de "continuidad" entre algunas de las novelas del autor, después del famoso 20.000 Leguas de Viaje Submarino, apareció en La Isla Misteriosa. ¡Es que hasta Verne quería hacernos mirar la continuidad con lupa!

143. Bastian Baltasar
Es, bueno, soy, en realidad fue, o fui... El caso es que Bastian es/soy el protagonista de La Historia Interminable. Lo curioso es que ese libro es el típico que te lees cuando tienes 7 años y te apasiona, lo coges con 20 y te puede parecer una castaña pilonga, pero aún así parece que todos los hechos te están pasando a ti y no al personaje. Ahora no estoy seguro de si debería haber puesto a éste chaval en la lista, porque a lo mejor somos nosotros tres y adorarnos a nosotros mismos sería demasiado megalómano... hasta para Sánchez.

144. Gandalf
Mejor mago que Harry Potter y Raistlin de aquí a Roma. Vamos, que hasta fue capaz de tener más fuerza de voluntad que la mayoría de los seres extraños que aparecen en toda la trilogía de El Señor de los Anillos, le dijo "no" al anillo. Eso es ser temerario, Hal Jordan intentó algo parecido y acabó poseído por una langosta gigante, galáctica y amarilla. Sánchez quería ser como él en todas las partidas de rol que hemos jugado, peo sólo se sabía hacer bien el conjuro de provocar el sueño a los enemigos. Gandalf, además, llevaba un bastón que dudamos de que sea mágico, pero es perfecto para darle ZAS, en toda la boca, a Pippin.

145. Lemuel Gulliver
Éste es un tipo que le dio por viajar. Lo que más le gustaba era ir por el mundo investiando y viajando en barco. No se mareaba el tío, ni aunque estuviera metido en una especie de caja de zapatos gigante acondicionada para que pudiera vivir dentro flotando en el agua. Habló con caballos (mira tú, qué novedad, eso ya lo hizo Richard Gere), y apagaba incendios como todos hemos deseado hacerlo: ¡Echando una buena meada! Si es que ya nos lo decían de pequeños: "no juegues con fuego que luego te meas en la cama". Deberíamos hacerle más caso al Doctor Lemuel Gulliver.

146. Eddard Stark
No es el primo de Tony Stark, aunque por su apellido bien podría haberlo sido. Tuvo la buena o mala suerte de ser la Mano del rey. ¿De verdad a alguien le gustaría ser La Mano de un rey? Yo hay cosas que no tocaría ni harto de vino, pero Eddard Stark es un hombre de palabra, es un hombre cabal, inteligente y ¡tiene honor! ¡Es el Raúl de la literatura! Una lástima que se tuviera que ver envuelto en los líos de un montón de gente mala malota y manipuladora. Sólo a él se le ocurre adoptar a unos cuantos lobos y dárselos a sus hijos. ¡Valiente hombrecillo!

147. Hagrid
El guardabosques que guardaba el bosque que estaba cercano a Hogwarts, lugar donde estudiaba el infame Harry Potter. Ese niño repelente con gafas y una cicatriz rara en la cabeza, pero que era amigo del tipo más grande, peludo y bestiajo que ha pasado jamás por las aulas del bueno de Dumbledore. Tenía una pasión enfermiza y extraña por los animales gigantes y peligrosos. ¿Un perraco de tres metros que sería capaz de comerte un brazo de un mordisco? Adorable. ¿Un dragón que no te coge en un piso de estudiante? Una ternura. Así es el bueno de Hagrid.

148. Rincewind
Creación del Maestro, Terry Pratchett. Un mago fracasado del asombroso nivel 0. Un mago como los que no hay, defensor a ultranza de la lógica le pese a quien le pese. No es que Rincewind fuera o fuese un mago inútil, es que, a su manera, pienso que le gustaba hacer las cosas mucho más interesantes. ¿Qué metía la pata? Pues claro, anda que nos hemos colado veces en Cabronos Extraños (claro, que eso es porque nosotros tendemos a inventarnos las noticias noticiosas).

149. Tasslehoff Burfoot
Un mediano, concretamente de la raza de los kenders, le gusta viajar y tomar cosas prestadas de la gente. Parlanchín, alegre, buen amigo y con la curiosa característica de que luce un look basado en un copete en su cabeza. Esto nos hace pensar que, en algún momento tuvo el pelo largo, o que se afeitaba la cabeza al contrario que Zidane. Realmente, las novelas de Dragonlance (en las que sale, porque con el paso del tiempo hasta los pequeños kenders van quedando apartados o jubilados), no hubieran o hubiesen sido lo mismo sin la presencia de Tas. Su mejor amigo, Flint, un enano, con eso te lo digo to' y no te digo na'.

150. Winston Smith
Aunque tiene nombre de marca de tabaco, en este blog está prohibido fumar, porque no nos gusta contaminar. En realidad, Winston Smith es el protagonista de la obra de George Orwell, 1984. Porque después de leer el libro ya no empiezas a pensar de la misma forma que lo has hecho anteriormente, siempre consideras que puede haber alguien mirándote o vigilándote, así que intentas actuar con total normalidad cuando te tiras un pedo en la intimidad o a veces miras por detrás de la puerta para comprobar que no hay nadie ahí. Repetir estas costumbres varias veces al día es una saca actitud de que te has identificado correctamente con el bueno de Winston.

6 comentarios:

Silvana dijo...

Jajajaja

Si es que me encantan vuestros 187!

Me encantan Sturm, i Tas! por no decir Rincewind!!


Pero... 1984 no es de Geroge Orwell?? digo, yo...

Shimrod dijo...

Eddard Stark el Raúl de la literatura XD

Miguel N4 dijo...

Silvana: Lo he corregido antes de comerrrr (y me avergüenzo de mi fallo, es que me hice un lío porque tenía 14 decididos y tuve que descartar 4)

¡Viva el 7! ¡Viva Eddard!

Shimrod dijo...

¡Viva!

- YOGUR - dijo...

Todos geniales (De hecho creo que no hay ninguno que no me guste)pero como ahora estoy enganchadísimo a 'Canción de Hielo y Fuego', me quedo con Eddard Stark.

El Invierno está llegando...

Miguel N4 dijo...

Es curioso cómo Cancion de Hielo y Fuego "se ha vuelto" a poner de moda. En cosa de meses conozco a bastante gente que ha redescubierto los libros.

Yo tengo aún sin leer el tercero, pero es que no tengo tieeeempoooo :(

Related Posts with Thumbnails