5 de mayo de 2010

¿Y si Cabronos Extraños fueran un stable en la WWE?

Esta vez nos toca saber cómo sería el que los tres componentes de la Redacción Extraña estuviéramos ahí metidos en el mundo del wrestling luchando en la WWE (y cobrando un pastón, porque el hecho de tener a Sánchez en plantilla sale por una barbaridad de dinero, que él no es un vendido como Escofil o como yo).

Claro, si formamos un stable, lo primero que habría que decidir es si somos heels o faces. Por un lado tenemos a un candidato a babyface como es el Señor Sánchez, al que todo el mundo quiere abrazar y adorar, y por el otro lado está Escofil, que sin comerlo ni beberlo se mete en líos y es el más polémico de toda la Redacción Extraña. En el medio estoy yo, que me inclino más por el Lado Oscuro, metiendo cizaña y provocando... así que seríamos un equipo de heels, pero liderados por Sánchez, lo que daría lugar a diversas storylines en las que al final, Escofil y yo acabamos haciéndole caso a Sánchez.

Van a tener que recuperar lo del mote de "Macho Man" para llamárselo a Sánchez.

Las mejores partes de los shows serían aquellas en las que Escofil y yo saliéramos a hacer las promos, micro en mano hablándole a todo el estadio. Si los que editan el sonido en los programas grabados de la WWE creen que es complicado borrar los abucheos a John Cena, no me quiero ni imaginar cuando empiecen los insultos a Escofil y a mí. Eso sí, McMahon iba a estar encantado, porque con las barbaridades que decimos, nos íbamos a llevar mal con todo el vestuario, y todos querrían pegarnos, así que no habría problema en sacarse feudos de la manga.

Evidentemente, al tratarse de un stable de tres, el líder, Sánchez (cuyo gimmick sería el de un luchador fortísimo con poderes de predicción que le permiten adelantar los golpes de su rival) iría a por el título mundial y Escofil y yo lucharíamos por los de los equipos. Ya me imagino a Sánchez luchando contra Batista, levantándolo en vilo y tirándolo fuera del ring para que Escofil y yo vayamos con las sillas esas de pega que siempre hay por ahí tiradas debajo de las lonas del ring y le peguemos hasta en el carnet de identidad al Animal. ¡Mira que meterse con Sánchez! Por supuesto, los reinados de Sánchez serían larguísimos y todas las camisetas llevarían su cara, porque el que es guapo lo tiene que aprovechar. Ríete tú de la Hulk-Manía, ¡llega la Sanchez-Manía!
Parece que están diciendo: "Vamos a sacar un CD con las mejores canciones de entrada de todos los luchadores que nos hagan la pelota".

Escofil tendría un gimmick por el que saldría al ring con unas gafas de sol como si fuera y fuese de incógnico, y su nombre oficial sería el de Loco Corleone. Yo sería su compañero de tag-team y saldría al ring como mandan los cánones del wrestling, con la melena suelta y el pelo mojado. Mientras que Escofil lucharía utilizando su prodigioso físico (como buen bajista de un grupo de Heavy Metal, Escofil es un hombre-hombre de los de verdad, pues está curtido en miles de batallas dialécticas así como tiene en su haber un montón de horas trabajando en el campo, cosa que no pueden decir muchos otros), yo me dedicaría a las marrullerías y a pegar saltos desde las esquinas (esto es debido a que, si tienes el pelo largo, pues tienes que pegar saltos para que luego te echen fotos con la melena al viento y puedas salir en la revista oficial).

Eso sí, vamos a ver los detalles más importantes a tener en cuenta:

Temas de entrada:

Para el equipo (cuando salgamos los tres juntos o dos de nosotros):
La intro de Dragon Ball.

Para Sánchez:
Too much, too young, too fast (de Airbourne).

Para Miguel:
Hate Me! (de Children of Bodom).

Para Escofil:
La BSO del Padrino.



Tipo de combate en el que seremos especialistas:

En la lucha por equipos:
Alguno sin descalificación.

Sánchez:
Hell in a Cell, para que cuando use sus poderes de predicción den más miedo.

Miguel:
Steel Cage, para que se pueda pegar un buen trastazo desde lo alto de la jaula.

Escofil:
Submission Match, porque se le da muy bien lo de arrestregarse.

Finishers:

Como equipo:
Distraer al árbitro y meterle con todo lo que haya debajo del ring al adversario.

Sánchez:
Power Bomb, pero con el poder del True Metal.

Miguel:
Frog Splash, mientras le grito un insulto al rival.

Escofil:
Anaconda Vice, arrimando sobaquera a la cara del otro.


Indumentaria:
Fuera del ring iremos con la camiseta de Cabronos Extraños, excepto yo, que iré también con una cazadora vaquera de estas guarruzas hechas polvo. Sánchez tiene que luchar con pantalones, para no acomplejar al resto; Escofil luchará en calzoncillos, porque le gusta presumir; y yo con la camiseta, para hacer publicidad en las fotos de la revista.

Palmarés:
Sánchez va a ganar tantos títulos mundiales como John Cena, porque muy en el fondo es fan suyo. Alguna vez, Escofil o yo ganaremos un título de los medios, el Intercontinental o el USA, pero nos va a durar poco, porque lo nuestro va a ser ganar los títulos por parejas cada dos por tres, porque como en la WWE hay pocas, vamos a partir la pana.

5 comentarios:

Juls dijo...

Genial ejercicio de ficción (de momento) para pressing catch, a lo mejor hacen bien en ficharos...

Poetastro dijo...

Se te ve el plumero con tu canción de entrada.

De lo demás no he entendío na.

JAVIER dijo...

yo es que ahora estoy con la lucha libre (o lo que sea de la AAA)
Sobre todo ahora que han vuelto gente como L.A. Park (la Parka original), o Heavy Metal (el hijo de Pepe Tropy Casas), y hace un tiempo Dr Wagner Junior.

Alec White dijo...

jia jia jia

Miguel N4 dijo...

Juls: Si nos fichan, vamos a tener que meternos una buena paliza en el gimnasio para luchar. Eso sí, como creativos, no tenemos precio.

Poetastro: ¿No te gustan los Vitor cagando? Me dieron el visto bueno para la canción, pero no sé si fue de estas veces que te dan la razón porque no entienden de qué hablas.

Un gran problema tener siempre la mente en modo Extraño (¡extraño!).

Javier: Algunas épocas me ha dado por ver lucha libre, pero es que me gusta mucho más el circo que montan los yankis que lo de los mexicanos. Para mí es un lío que se pongan a luchar tres contra tres y no sepas quién "la lleva" y vayan de un lado para otro... En fin, para gustos. (Como haya un fan mexicano leyendo esto, me va a crucificar).

Alec White: ¡¡Quedan dos capítulos de esta Gran Saga Extraña!! Aunque quizá queden tres, porque el otro día tuve una gran revelación y quizá acabe añadiéndola a esta Saga. Si los exámenes y demás me dejan, escribo un octavo.

¡Un saludo!

Related Posts with Thumbnails