10 de septiembre de 2007

Casos inexplicables: David Hasselhoff

En la historia de la humanidad, siempre ha habido una serie de casos inexplicables, cosas que suceden y nadie ha logrado saber cómo son posible. Entre muchas de ellas está que seamos incapaces de diferenciar un chinorris de otro, que Will Smith aún no tenga un Oscar al mejor actor principal, que se nos case Flavio Briatore o que haya gente que aún se crea que existe un ser extraño dentro de nosotros que decida qué es bueno para el cuerpo y qué no ("metabolismo" lo llaman). Pero sin duda, la más inexplicable de todas es que un tipo como David Hasselhoff sea capaz de llevarse más tías al catre de las que muchos de nosotros seríamos incapaces de imaginar.

¡Cuerpazo!

Si usáramos la lógica matemática, cuantas más mujeres caen rendidas a tus pies, mejor es el cuerpazo que gozas. Por tanto, David Hasselhoff tiene un cuerpazo que tira p'atrás. Y tanto es, que no sólo se le amagan las chicas, también los chicos. De ahí podemos deducir que, una explicación plausible pueda ser que David Hasselhoff sea capaz de generar una serie de feromonas que expulsa a través del sudor y que hacen que, al estar cerca de él, todos los seres humanos se sientan sexualmente atraídos por él.

No, no va de boda, es que él viste así, con permanente y todo.

Como estamos seguros de que la ciencia no tiene nada que ver con ello, nosotros nos inclinamos por pensar en que David Hasselhoff ha hecho un pacto con el diablo. Primero vendió su alma a cambio de tener un coche que hablara o hablase. Se lo concedieron y se dedicaba a ir por ahí con el Coche Fantástico. Sus hazañas se cuentan por millares, pero no podemos deciros qué era lo que realmente hacía el bueno de David, porque el coche se conducía sólo, tenía unas lucecicas rojas con las que hipnotizaba a todo malo maloso, y además era capaz de saber en qué calle girar sin necesidad de GPS. David sólo se tenía que preocupar de darles caña a las muchachas que se le subían al coche (previa hipnosis de dichas lucecicas rojas).

Aquí vemos el sentimiento que le echaba cuando era Nick Furia

Una vez que el coche se cansó de aguantarlo, decidió trucarle el cuentakilómetros (porque ese coche se recorrió un montón de ceces la Ruta 66, se la sabía de memoria), y regalárselo a un productor de cine para que le diera un papel en una película importante. Así llegó a encarnar a ¡Nick Furia! ¡El Coronel de SHIELD! ¿Cómo se atreven a especular con Samuel L. Jackson como Nick Furia cuando David Hasselhoff lo haría de nuevo encantado? Lo único, eso sí, es que tendría que tirarse a una agente de SHIELD todos los días, pero eso no es problema, se recorta un poco el presupuesto en efectos especiales y listo. Al menos, es lo que hicieron en la primera parte.

Evidentemente, ser Nick Furia le dio una fama mundial que difícilmente pudo asumir, así que se hizo socorrista y se rodeó de las tías más buenorras que encontró. De hecho, Los Vigilantes de la Playa, hicieron que todos viésemos de otra forma a las socorristas con esos atractivos bañadores rojos... ¿Quién dijo bikini? Bacalá.

En la foto de arriba podemos comprobar cómo David Hasselhoff es capaz de atraer a hombre y mujeres por igual.

Ahí es cuando todos nos dimos cuenta que con David Hasselhoff había gato encerrado. Donde antes cuentan que hubo chocolatina, ahora hay lorzas colgando, y eso cuando no aguantaba la respiración. Sin embargo, David Hasselhoff se caracteriza por tener un ingenio superior al resto de los mortales, una mente privilegiada capaz de crear un plan maléfico para poder acostarse con todas las mujeres que se cruzaran en su camino, y si estas estaban en la playa mucho mejor ¡así había menos ropa que apartar, que el hombre ya tenía sus achaques con la edad! Así que, se buscó un niño para que contara la milonga de que era su hijo, se afeitó el cuerpo entero (porque hasta ese momento, David Hasselhoff tenía todo su cuerpo lleno de pelo, no había rincón en el que no tuviera o tuviese pelo) y sacrificó a una serie de indigentes que detuvo mientras era Nick Furia. Con ello, siguió haciendo de las suyas. En vez de en un coche fantástico, en una casita de la playa. Romanticismo puro y duro, pero sobre todo duro.

Ha tocado cosas húmedas mucho más agradables, pero no le hace ascos a nada

Precisamente, durante esa época, David Hasselhoff recibió la visita de uno de los seres más evolucionados del universo. No estamos hablando de Sánchez, sino de Bob Esponja, acompañado de su amigi Patricio, la estrella de mar. Aunque para más información, deberíais ver la película, porque ya nos metemos en detalles de spoilers y eso, ya lo sabéis, no nos gusta en el blog.

Según nos informan, en la actualidad, David Hasselhoff disfruta en un rincón sin determinar del mundo rodeado de decenas de mujeres en sus mejores años. Dejó de afeitarse el cuerpo entero, porque ya no usa bañador.

4 comentarios:

Silvana dijo...

Aún estoy en shock, por la foto del susodicho en cazadora i slip O_O

De repente he visto en él a Josmar? Eso es slip o Tanga? grandes pregutnas existenciales que no me dejaran dormir, hoy XD

Escofil dijo...

Menudo seta

agus san dijo...

Bueno, creo que actualmente los cradores de la nueva fórmula axe lo han contratado para extraer feromónas para los desodorantes, ahora me cuadra todo...este Hasselhoff es muuu vivo.

Miguel N4 dijo...

Y tanto que David Hasselhoff está vivo. ¡Más de los que nos pensamos!

Cualquier día, abrimos el desodorante y nos sale un clon en miniatura dando saltos por el cuarto de baño.

Related Posts with Thumbnails