12 de diciembre de 2010

Las 20 series de televisión que deberías ver si eres lector de Cabronos Extraños [XX]: Perdidos

La serie de televisión que más flipaos ha creado en toda la historia del medio. Ríete tú de esos trekkies setenteros que aún hoy en día van a las convenciones a ver a los actores viejunos (bueno, ahora irán a ver a los actores de la última película, que hay tías buenorras, ¡y una es verde!, esto casi es el súmmum de los mitos eróticos trekkies), porque vaya pajas mentales que se hicieron durante seis años los fanáticos de Perdidos.


Hitler se entera del final de Perdidos


La forma de diferenciar a un flipao de Perdidos con alguien que solo ha seguido la serie como una más es fijarse en cómo la llama. Los flipaos deben referirse a ella por el nombre en inglés Lost, algo casi estúpido, sobre todo en La Mancha. Yo debo de tener un acento manchego muy cerrado, porque a mí me cuesta decir la palabra "Lost" sin comerme la 's' y ya no digamos el llegar a pronunciar la 't'. Ah, claro, que es que como se la han visto en español subtitulado nos quieren hacer creer que saben inglés. Venga, que sí, que sabéis mucho inglés, casi tanto como Pablo Motos de respetar a sus invitados al programa.

La auténtica verdad sobre Perdidos, la razón por la cual ha entrado en esta selección de Las 20 series de televisión que deberías ver si eres lector de Cabronos Extraños, es que yo he descubierto el secreto de lo que es realmente la isla donde acaban los tripulantes del vuelo que se estrella. ¡Es el Digimundo! El niño negro este que siempre se pierde tiene un Digimon, que es su perro, Vincent, y el resto, como son mayores, pues no pueden tener Digimones, así que se dedican a evitar que se los coma el Devilmon de turno, que no es otro que un Digimon con forma de humo de quemar neumáticos, pero que tiene una fuerza similar al agarre de Zangief en el Super Street Fighter IV y por dentro tiene como electricidad estática, como si se hubiera y hubiese comido tres Pikachus para desayunar.

El tiempo en el Digimundo transcurre distinto que en la realidad, justo como en la isla de Perdidos, que al Niño Elegido (el negro que se pierde y que siempre está buscándolo su padre, si no os sabéis el nombre lo buscáis por Google, porque yo no me acuerdo, para qué os voy a engañar) en cosa de meses se hace un tío con pelo en pecho. Vamos, que empieza la serie con dos cascaroncillos en la entrepierna y acaba con una edad en la que ya se esconde para mear. Y el perro va y viene, pero nunca queda claro cuál es su ataque de Digimon. Algunos apostamos por un rayo que lanza por los ojos, otros por una bomba fética que le sale del culo, mientras que hay un tercer grupo que afirma que el perro en realidad es Hurley, el gordo, que tiene desdoblamiento de personalidad, y que se puede transformar en un orondo humano. Es la única explicación que se me ocurre a que el bueno de Hugo no se coma al perro Vicente en las seis temporadas que dura la serie.

Luego, la serie no tiene tanto misterio como el que le han dado sus fans. Sale el calvo de Alias, pero aquí está mal de la chaveta y no se acuerda de que era agente del gobierno de Estados Unidos. Lo mismo que el piloto, que el payaso se la pega con el avión... alma de cántaro, ¿de qué te sirvieron todos esos años en el SD-6? Pero he de reconocer que a mí el que más me gustaba era el irakí, Sayid, un especialista en torturar a la gente al que se llamaba cuando la cosa se ponía chunga. Tengo serias dudas de que Sayid no sea descendiente lejano de Jack Bauer, pues se parecen en muchas facetas. ¿Es posible que Jack Bauer dejara embarazadas a unas cuantas señoritas en Irak y de alguna de ellas saliera un Sayid cualquiera? Eso es algo que Juan José Abrams no se encargó de contarnos, porque se entretuvo en todas las tonterías que se le iban ocurriendo y así le pasó, que lo básico no lo contó.

Yo os recomiendo que hagáis lo siguiente: os veis la primera temporada de Digimon, luego Perdidos, y ya, la segunda temporada de Digimon. Supuesto que el anime es muchísimo mejor que Perdidos, de aquí a Roma, pues igual la serie os parece una mierdaca, pero a lo mejor os parecéis a Escofil y os parece algo fuera de lo normal. Eso ya, vosotros mismos.

3 comentarios:

Mr.Black dijo...

La segunda temporada de Digimon es una mierda, que se vean la primera y se dejen de tontás

Alec White dijo...

Otra que esta en mi TO-DO list. Esta esta abajo de Weeds y Santuary, pero viendo como va todo, me parece que la voy a seguir bajando hasta llegar a la altura de Caballeros del Zodiaco y Caprica...

Es bastante duro vivir sin que te spoileen el final de Perdidos. Pero todo tiene su tiempo y luga. Asi que cuando haya despachado todo lo que hay delante de Perdidos (como unas 7 series, algunas con 2 o temporadas) la vere, no antes.

Miguel N4 dijo...

@Mr.Black:
La segunda temporada de Digimon es igual que la primera, pero con menos capítulos de relleno al principio, dos formas de digievolucionar a los bichos y siendo una continuación directa de la historia de la primera. Chana, y punto.

@Alec White:
Al principio no sabía lo que era la lista de TO-DO (lo que tiene ser un ceporro que nunca piensa en inglés) xDD

De todas formas, te digo que Perdidos no merece tanto la pena, y es muchísimo peor que Weeds, así que haces muy bien en tenerla por debajo. Es más, si te la saltas, no te pierdes nada. Serie sobrevaloradísima.

Related Posts with Thumbnails