17 de marzo de 2009

Reseña: Batman Año 100

Tu tienda de cómics en Ciudad Real

Título en España: Batman: Año 100
Título en EEUU: Batman: Year 100 TPB
Formato: Tomo tapa blanca, 240 páginas
Precio: 16.95 €
Editorial: Planeta DeAgostini

Reseña:

"Batman: Año 100" es otra miniserie en la que un autor explota la leyenda y los mitos acerca del Murciélago de Gotham, en un ambiente distinto al que vemos mes tras mes en su serie regular con el protector de la ciudad plantándole cara a su extensa galería de villanos. Paul Pope nos transporta al año 2039 y nos cuenta una historia a medio camino entre un cómic de superhéroes y un relato de ciencia ficción y, una vez que ya he terminado el cómic, he de reconocer que los resultados son mejores de lo que yo me esperaba en un principio.

Planeta ha publicado aquí en España la miniserie en un único tomo que ha llenado de extras, posiblemente apostando por las buenas críticas que cosechaba "Batman: Año 100" en Estados Unidos, aunque también me da a mí que ha sidi, en parte, para justificar el alto precio con el que ha salido la obra en nuestro país. Lo extras no dejan de ser interesantes, tenemos artículos, una breve biografía del autor Paul Pope, un cómic extra también obra del propio Pope y una enorme cantidad de bocetos y comentarios del mismo autor sobre cómo fue avanzando en la creación su su particular versión de la Gotham futurista del año 2039.

He dicho, al principio de la reseña, que este cómic de Batman estaba entre un relato de ciencia ficción y un cómic de temática superheroica, y ese es, precisamente, uno de los puntos fuertes de la obra. Pope nos muestra unos Estados Unidos en los que la intimidad es un lujo que prácticamente nadie se puede permitir, casi convertidos en un estado policial en los que la policía y los federales tienen absoluto conocimiento y control sobre todo lo que ocurre en cada una de las ciudades que protegen. Ya no quedan ni superhéroes ni supervillanos, aunque, de repente, el FBI descubre que sí que queda un sujeto vestido de murciélago que actúa en las calles de Gotham City. Y lo descubren a raíz del asesinato de un "Lobo de Gotham" (el nombre que reciben los federales del a ciudad), pues el principal sospechoso de dicho asesinato es el mismo Batman, que debe escapar de las fuerzas de seguridad, que harán todo lo posible por encerrarlo y descubrir su identidad. De hecho, el tema principal del cómic va sobre Batman intentando desentrañar el plan que hay alrededor del asesinato del federal, mientras intenta que estos no lo cojan y averigüen su verdadera identidad.

Pero no estamos ante un Batman al uso. En realidad, el Batman de Pope encaja perfectamente en este escenario futurista. No actúa solo, sino que tiene aliados que le ayudan a avanzar en su investigación, incluso tiene un Robin. Pero tampoco es un superhéroe capaz de acceder a la más alta tecnología para disponer de coches, aviones, lásers, y poderse camuflar de cualquiera que lo busque. De hecho, en sus icursiones, vemos como es un Batman mucho más despiadado (al igual que este nuevo mundo), con un físico superior al de un humano normal, y con una serie de recursos que, sin ser tan novedosos científicamente hablando, sí que son igual de efectivos. Hasta el traje tiene grandes diferencias con el Batman "original", pues el gris predomina sobre el negro, pero se respeta la iconografía de murciélago en todo momento. Esto es gracias a los poco realistas (anatómicamente hablando) dibujos de Paul Pope, que muchas veces parece más preocupado de mostrar al animal hecho hombre que al hombre disfrazado de animal (aunque, cada vez que hace acto de presencia sin su traje, el hombre es mucho más humano), un efecto realmente impresionante, pero que me ha llegado a cansar, pues muchas veces la exageración puede parecer incluso cómica. No soy muy amante de Pope, pero tengo que reconocer que, al centrarse únicamente en lo que quiere transmitir en sus dibujos, más que en respetar una anatomía más normal sin giros o posturas imposibles, logra que el lector se suma más en la lectura de un cómic que desprende la misma sensación que las novelas de ciencia ficción en mundos futuristas y carentes de libertad para las personas.

En definitiva, a mí me ha gustado mucho, he disfrutado verdaderamente en un cómic que, perfectamente, podría haber pertenecido a la línea Elsewords de DC Comics. Es indudable que tenga algunos puntos a favor, como que no seas demasiado amigo de los dibujos de Paul Pope o que los extras y el aumento de páginas casi injustificado en el tomo, y su consecuente encarecimiento, te haga dudar que el precio que has pagado se corresponda con el nivel final de la obra. Sin embargo, considero que las cosas buenas superan a las malas, y que es uno de los mejores cómics (además, autoconclusivo) de Batman publicados por Planeta a lo largo de 2008.

8/10

(Espectacular)

Reseñas relacionadas:
Batman: Gotham Knights
Batman: Un año después
Absolute Batman Arkham Asylum
Canario Negro
Midnighter #4

2 comentarios:

Lain444 dijo...

anda! pero batman tan mayor y continuando su lucha jajajja XD eso es ser un ehroe verdadero

Miguel N4 dijo...

Es que, ése es uno de los atractios del cómic, que a Batman no se le ve como un hombre viejo que tiene que sufrir los achaques de la edad (como en El Caballero Oscuro de Miller) y que se mueve como pez en el agua en el mundo futurista que concibe Pope.

Related Posts with Thumbnails