12 de septiembre de 2010

Las 20 series de televisión que deberías ver si eres lector de Cabronos Extraños [VII]: Rex, un policía diferente

¿Qué? ¿Que no podemos poner esta serie? Es una serie legendaria, con todas sus letras. Y, si hace falta, lo pongo con mayúscula para que os enteréis bien: ¡Legendaria! (las admiraciones van de regalo).



Yo también fui niño, y también me metió mi madre en la cabeza que Lassie era el mejor perro de la historia de la televisión. Sí, porque mi madre no veía Lassie, y me quería entretener viendo esa mierdaca en la televisión para que no viera la lata. Si hubiese visto alguan vez Lassie, sabría que era una perra, y una perra muy sosa, por cierto. No como Rex, el perro policía. Lassie vivía como una reina y, de vez en cuando le pedían algún favorcillo. ¡Pero Rex ayudaba a atrapar malhechores, ladrones y asesinos! Rex molaba, Lassie no.

Rex, un policía diferente es la típica serie que ya la puedes ver una vez y has visto todos sus capítulos (con House pasa lo mismo). Ésta es una enorme ventaja, porque así no puedes ir a quejarte, si el piloto es lo mismo que cualquier capítulo de cualquier temporada. Bueno, está claro que unas veces es un ladrón, otras es un tipo que se ha cargado a tres y los ha ido enterrando por Viena, otras veces es un señor loco que se dedica a secuestrar viejas en la parada del autobús. Pero yo cuando veo al tipo que esté a cargo del perro, sea quien sea, siempre echa las carreras de persecución con los mismos decorados. Que no iba a pasar ni media si los cambiasen de vez en cuando. O que los alternasen, que también está bien.

Y anda que no había persecuciones. En todas los episodios Rex aparecía para acojonar al malo de turno (esto siempre venía acompañado del grito de algún secundario "¡Rex!", como si hiciera falta presentar al protagonista de la serie), y éste salía corriendo. Por difícil que os parezca, un señor que ha matado a dos personas pero que tiene una barriga que le impide verse el pito cuando mea, es capaz de saltar una valla, subir unas escalerillas de madera y le da tiempo a abrir y cerrar con llave puertas mientras lo está persiguiendo un pastor alemán de la policía. En ese momento, el guaperas de turno que hace de compañero de Rex en esa época, también echa a correr y persigue al gordo hasta que éste parece que le devuelve la jugada, lo apunta con un arma y... ¡zas! Aparece Rex como si fuera y fuese Batman para desarmarlo y dar por finalizada la persecución.

La serie es, originalmente, austríaca, y la echaba Antena 3. Se conoce que lo de la repetición de los decorados era debido a que no sólo se pretendía que entretuviera y entretuviese la teleserie, sino que también que fuese un reclamo publicitario para que los europeos que la viesen pensaran "pues vamos a Viena a ver si nos encontramos perros policía súper inteligentes que son capaces de olernos y saber si nos hemos fumado unos porrorl en el descansillo de nuestras casas para que no nos vean nuestros padres". Bueno, igual no este pensamiento no se acerca mucho a la realidad, pero algo parecido seguro que sí.

Lo que más gracia me hacía de la serie es que Antena 3 emitía las temporadas según le venía en gana a quien fuese el responsable. Eso, o que yo era muy despistado y no me coscaba de cuándo había capítulos repetidos y cuándo emitían los nuevos, pero la idea no cambia. Tan pronto encontramas a un tipo con el pelo larguejo y rizado que se peinaba para disimular las entradas y que estaba por una rubia, como el que cuidaba a Rex era un tío bajito (aunque disimulaban la baja estatura cogiendo sólo planos con las cámaras estratégicamente colocadas, como cuando sale Eric hablando frente a frente con Donna en Aquellos Maravillosos '70), guapete y con el pelo muy corto a quien le gustaba una chavala un poco chicarro pero con la que tonteaba mucho en plan miraditas. Sospecho que en esa época el guionista estaba romanticón y viviendo una segunda juventud, o que le encargaron la labor a los hijos del productor, dos adolescentes frikis hartos de jugar aventuras gráficas en el SCUMMVM.

Título de la foto: Mirada seductora con perro en la cabeza.

La verdad es que, si no habéis visto Rex, un policía diferente alguna vez, os debería dar vergüenza salir a la calle. Pedazo de serie que se disfruta el cuádruple si la veis mientras os hacéis un bocadillo de Nocilla de dos sabores con pan Bimbo y os lo coméis. Beaucoup de jeux!

2 comentarios:

. dijo...

ey buenos dias.
ami esta serie me engancho mi padre, eso si en catalan me recuerda mucho a socios y sabuesos de tom hanks.
bueno cuidate

Miguel N4 dijo...

Fíjate qué bien, padres poniéndoles a sus hijos la serie de Rex. Tu padre podría leer Cabronos Extraños.

Un saludo :)

Related Posts with Thumbnails