24 de junio de 2010

Crónica de Kiss en Madrid

El pasado martes fui a mi segundo concierto grande de este verano. En esta ocasión, al contrario de lo que pasó con el desplazamiento multitudinario al Rock in Rio, sólo tres personajes extraños (¡extaños!) y conocidos mucho más por los oyentes del podcast, fuimos al Palacio de los Deportes para ver el regresode Kiss a Madrid después de un montón de años. Rafanöel (que, el resto del año que no es Navidad también es batería de Esclavo del Odio), Nazaret (la que vino a decirnos al podcast que no es fan del pan con queso) y un servidor.

Salimos con mucha antelación tal y como nos pasó la vez anterior para ir a Arganda, dejamos el coche en un parking de verdad (y no en un descampado), y nos presentamos en el Palacio de los Deportes. La verdad es que me encanta pasearme por los alrededores de un sitio así. La Kiss Army (los fans de Kiss, o Kissistas, como diría el infame director del Marca), se paseaba por toda la zona, ya con las caras pintadas de los Kiss o bien, pintándosela unos a otros. Por supuesto, vimos a los típicos clon de Star Wars y motivos Kiss en su uniforme, a las chicas de publicidad (con las que me es imposible no haceme fotos), los más fans que van imitando a Gene Simmons con sus chavalas en plan Eric Singer (y que son la atracción de los más hábidos de fotografías).

Lo que más me sorprendió fue no sólo la gran afluencia de público, pues de sobra sabíamos que se habían vendido todas las entradas y en el Palacio de los Deportes no cabía ni un alfiler, sino la enorme diferencia de edad de los fans, hasta tal punto de ver padres con sus hijos pequeños que acudían al concierto. A mí Kiss es un grupo que me gusta, aunque no puedo afirmar que se traten de mis mayores ídolos, pero no me esperaba que generasen una espectación tan grande entre la gente.

Desgraciadamente, meses atrás no llegamos a las entradas de pista, y nos tuvimos que conformar con las entradas en la grada, así que vimos el concierto un poco lejos, escorados y privados de algo que eché muchísimo de menos, y es el botar junto a la gente mientras cantaban las canciones. Porque otra cosa no, pero Paul Stanley y compañía bien que saben crear espectación ante sus temas, de forma que, cuando están en pleno apogeo, tienes la irresistible necesidad de saltar y brincar coreando los estribillos de Kiss.

Los teloneros fueron Imperial State Electric, una banda nueva con un sonido muy chulo y un tanto añejo. Rock simple, rápido y pegadizo que os recomiendo que busquéis por ahí, porque os va a gustar. Sólo tienen un disco en la calle y eso se notó, el concierto se hizo muy breve, aunque la gente de las primeras filas fueron los que más disfrutaron, ya que donde estábamos nosotros, no llegaba esa senación de Rock 'N' Roll que destilaban esos tipos. Una pena.

Al fin, llegamos a la parte importante, el concierto de Kiss. Decir que superaron mis espectativas con mucho, mucho, es quedarse corto. La verdad es que merece muy mucho la pena el ir a ver a esta gente porque el espectáculo que montan sobre el escenario, unido a la buena música que tocan y a la calidad de los cuatro componentes actuales de la banda, hacen que te pases casi dos horas y media disfrutando como un enano. No me extraña que hubiera tantas ganas de volver a tener a Kiss en Madrid, porque vaya lo que se ha estado perdiendo la gente. Impresinante.

Abrieron con Modern Day Delilah, la canción con la que empieza su último disco, y fueron alternando algunas canciones de Sonic Boom con sus temas más clásicos. Let Me Go, Rock 'N' Roll, Say Yeah!, Crazy Crazy Nights, I Love It Loud, Lick It Up, Detroit Rock City... A cada tema, Stanley le hacía la presentación oportuna, haciendo que el público coreara, aplaudiera, gritara o animara con todas sus fuerzas. Creedme cuando os digo que lo que más me ha sorprendido es que Kiss es la auténtica fusión entre los retro y lo actual. Encima del escenario no paran de repetir el nombre de la ciudad donde están, y Stanley se pasa todo el rato o hablando con el público o haciendo chascarrillos (me partí de la risa cuando de repente se puso a cantar "una paloma blanca"). Pero es que los petardos, el fuego y las pantallas es un espectáculo sobrecogedor.
La producción de lo que vimos en las pantallas encima y a los lados del escenario fue sobresaliente. Por un lado, no se limitaba a enseñarnos al músico de turno, sino que montaban las imágenes superponiéndolas o tomaban varios planos de lo que iba pasando en el escenario y creaban una toma de los cuatro impresionante. Unid a eso que los Kiss no pararon de moverse por el escenario en todo el concierto, sus pintas, las explosiones y las veces en las que sorprendían al público siendo elevados en plataformas (no se libró ninguno, Gene Simmons subió hasta la parte de los focos a cantar y tocar, y Stanley se tiró en tirolina hasta una plataforma en mitad de la pista para hacer lo propio).

El fin de fiestas, como no podía ser de otra manera, vino con Beth y Rock And Roll All Nite, dos temas clásicos y conocidísimos para dejar al público alucinado. Estoy gratamente sorprendido por lo visto antes de ayer, inolvidable.

Ah, y como curiosidad, ¿sabéis quiénes se le colaron a Nazaret -sin querer- en la cola del merchandising? Alaska y su séquito. Es tan chiquitilla como mi abuela, y a lo mejor, igual de vieja.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

A ver si vuelven otra vez (aunque lo dudo mucho...)
No era consciente de lo que estaba viendo.
Desde mi punto de vista solo faltaron tres cosas: estar en la pista,como muy bien has puesto, la canción de Strutter, una de mis favoritas y por último, tirarme a Stanley jajajaja
"YOU WANTED THE BEST, YOU GOT THE BEST. THE HOTTEST BAND IN THE WORLD... KISS!!"

no hace falta que firme... jajaja

Miguel N4 dijo...

Eres Rafa, ¿verdad?

A todos os ha dado por tiraros a Paul Stanley. Pues la verdad es que no es para tanto...

Anónimo dijo...

Estás enamorado de Sánchez y claro, no ves con buenos ojos a los demás tío xD jajajaja

Miguel N4 dijo...

Qué graciosillo eres, Rafa.

ClonetrooperAviles dijo...

Hola soy uno de los dos Clonetroopers que asistieron a este peazo de concierto entramos a las 19:00 y salimos a las 23:30 de alli CONCIERTAZO.

P.d.:Si tienes fotos puedes localizarnos en Facebook buscanos por "Star Wars Asturias"

Miguel N4 dijo...

¡Hola!

Yo no tengo fotos, pero venía una chavala con nosotros que hizo unas cuantas, le pasaré el link de este comentario por si se quiere pasar por el grupo de Facebook, que ella tiene también cuenta de Jetalibro.

Un saludo.

Related Posts with Thumbnails