6 de septiembre de 2011

Reseña: One Piece #54

Tu tienda de cómics en Ciudad Real

Título en España: One Piece #54: Una situación irrefrenable
Título en Japón: One Piece volume 54
Formato: Tomo, tapa rúsica con sobrecubiertas, blanco y negro, sentido de lectura oriental, 192 páginas
Precio: 6.95 €
Editorial: Planeta DeAgostini

Reseña:

Después de que Luffy se separara del resto de sus compañeros en el combate contra Bartholomew Kuma, este fue enviado a Amazon Lily, la isla poblada exclusivamente por mujeres, donde ha sido capaz de convencer a la Emperatriz de las Kuja, y una de Los Siete Grandes Piratas, Boa Hancock, para que lo ayude a infiltrarse nada menos que en Impel Down.

Así pues, continuamos con la historia protagonizada en solitario por Monkey D. Luffy aunque, por lo menos, el autor tiene un momento para mostrarnos en unas pocas páginas a qué islas han ido a parar cada uno de los miembros de su tripulación. Unos han tenido más suerte que otros, y después de tantos tomos de One Piece leídos, seguramente Eiichiro Oda sea capaz de hacer que cada uno se enriquezca de la experiencia de una forma distinta. Personalmente, me ha llamado mucho la atención los paraderos de Zoro y Robin, aunque no tengo ni idea de por dónde irán los tiros, y todo lo que puedo contar en esta reseña son suposiciones.

Luffy llega a Impel Down y ahí se encontrará, igual que ya pasó con Jachan, con algunos personajes que hacía muchísimo tiempo que no se pasaban por las páginas de One Piece. Alguno es parte de los primero números de la colección, y otros ya son de la parte en la que la Banda del Sombrero de Paja entró en la Gran Ruta Marina. Me gusta que casi nada se quede en el tintero en todo lo que se trata de este manga. Por supuesto, no solo de personajes antiguos vive la serie, sino que conoceremos, ya por fin, la identidad de cada uno de Los Siete Grandes Piratas al servicio del Gobierno del Mundo, por ejemplo.

Por el resto, este tomo tiene una combinación casi perfecta de humor y acción tan propia de One Piece. Evidentemente, entrar en Impel Down con la intención de rescatar a Portgas D. Ace no es una misión ni mucho menos fácil para Luffy, pero la forma de salir de los aprietos del protagonista no deja de ser divertida y absurda.

En definitiva, sigo creyendo que One Piece es una grandísima serie de manga. Ahora bien, desde que, hace dos tomos, Eiichiro Oda le diera el cambio de rumbo a la historia, estoy más a la expectativa de que explote definitivamente la guerra de la que tanto se habla, porque este compás de espera, aunque muy entretenido, se queda corto con lo que parece que nos espera a la vuelta de la esquina.

8/10
(Espectacular)
Reseñas relacionadas:
One Piece #53
One Piece #52
One Piece #51
One Piece #50
One Piece #49

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La tensión empieza a subir poco a poco a partir del siguiente volumen. La guerra tiene capítulos de solo "espectáculo", pero el final es una sucesión de grandes momentos.

Miguel N4 dijo...

En general, los finales de saga de One Piece, últimamente, son una sucesión genial de momentos que se te quedan marcados en la mente.

Ahora la tengo parada de nuevo, que estoy leyendo otras cosas de cómic americano, así que tardaré un poco en volver a retomar la lectura de One Piece.

Related Posts with Thumbnails