24 de agosto de 2010

Crónica del concierto de Iron Maiden en Valencia

Sí, amigos, el pasado sábado 21 de agosto, un grupo compuesto por cinco de los mejores hombres de Daimiel y por mí fuimos testigos del final de gira de Iron Maiden este año. Fue en Valencia, en el Auditorio Marina Sur, en el mismo puerto, pues caminamos por el asfalto donde corren los Fórmula 1.

Dos de los tres miembros de Cabronos Extraños estuvimos presentes, Sánchez y yo. Acompañados de Pelazaritozote y Rafanöel (nombres habituales en las crónicas de los conciertos, como podéis observar), más Moraga y Adri el Bilingüe. Más tarde nos encontramos con Aguirre, así que la presencia extraña en Valencia más jeviorra no podía ser. Nota: Escofil es más heavy que mear sangre, así que se fue a ver esa noche Cägo de Hez Mägo de Oz y la vertiginosa velocidad de Txus tocando la batería.

Los "momentos previos" a este concierto no fueron tales, sino que nos fuimos con un día y medio de antelación, porque nosotros somos de Daimiel y, por tanto, exagerados. Alberguistas, que estamos hechos unos alberguistas, nos dedicamos a ver Valencia y deducir que es el pueblo con más plazas en el que yo he estado jamás. Y un río que no es río, que es parque. Qué cosas más raras tienen los valencianos. En la playa, muy bien, sobrevivimos todos, aunque creimos que, en algún momento, alguno no lo contaba. Eso sí, lo que nunca llegaré a entender es por qué en el tranvía hay que organizar esos líos de andar comprando billetes y pasándolos por las flechas rojas y todo eso, si nadie vigila si lo haces o no. Nosotros nos compramos un billete, nos picardeamos, y no volvimos, pero no se lo digáis a nadie, que os conozco, bocaranes.

Bueno, al lío con el concierto. En esta ocasión los teloneros fueron los alemanes Edguy, los cuales no son santo de mi devoción, aunque no puedo decir mucho acerca del concierto que dieron, pues cuando llegamos estaba ya el auditorio de bote en bote (Dickinson dijo más tarde que éramos 22.000 personas, y yo me fío, porque entre el público había gente que controlaba el tema), y comenzaron a tocar Superheroes, uno de los pocos temas de esta banda que me gusta. Según me comentaron más tarde, los gritos de la gente de mi alrededor, que pedía que tocasen el tema de Avantasia eran debidos que los de Edguy a veces sí que tocan esta canción en sus directos. No pudo ser. Nos pasamos el rato de Edguy cogiendo sitio, así que no puedo hablar mucho de la labor de los germanos.

Antes de empezar, nos apagaron las luces y comenzó a sonar Doctor, Doctor, de UFO, que fue coreada por un servidor con la letra de Doctor Luis, la versión que tienen El Reno Renardo (calentando motores para el Mundo Idiota). Era la primera vez que vería Iron Maiden en directo y mis espectativas estaban muy altas. Las pantallas a ambos lados del escenario no me gustaron nada. Estaban bajísimas, con lo que sólo las podíamos ver medianamente, lo que unido a que el escenario no estaba precisamente alto, ni que el sonido era para tirar cohetes, pues la verdad es que desvirtuaba mucho lo grandes que son Iron Maiden, de quien deshacerse en elogios es quedarse corto.

El escenario y toda la temática en torno a él era de una especie de nave espacial al más puro estilo Star Trek. Sin duda alguna, el montaje del escenario y el cambio constante a la espalda de los músicos con las portadas de los discos fue algo de lo mejor que he visto jamás en un concierto grande. Abrieron con The Wicker Man, continuaron con Ghost of the Navigator y levantaron al público con Wrathchild. Sin embargo, la primera hora del concierto fue una autétnica decepción para mí. Demasiados temas de los dos últimos discos (los peores), y la gente no se notaba demasiado entusiasmada a mi alrededor. No voy a negar que son uno de mis grupos favoritos de todos los tiempos, pero me causó una profunda decepción este último directo, sobre todo la primera parte en la que incluso Dickinson aprovechó para dedicarle el tema Blood Brothers (curioso que tocaran tantas canciones de Brave New World) al fallecido Ronnie James Dio. Muy parado todo, falto de sentimiento. No daban ganas de saltar, gritar y corear.

Fue con Fear of the Dark cuando la cosa se animó mucho más. Era como si al final del concierto todo fuera a echar a andar. Con Iron Maiden también salió Eddy y esos sí que eran mis ídolos. Eso era un concierto Heavy de verdad, movido, fuerte, rápido. La terna de canciones elegida para el final, The Number of the Beast, Hallowed by the Name y Running Free. De lo mejorcito que nos podían ofrecer, el sabor amargo y decepcionante del principio empezaba a desvanecerse, parecía que podían arreglar lo que habíamos tenido que aguantar hasta ese momento... pero Dickinson acabó el concierto con cháchara presentando a la banda. Habló demasiado, habló mucho y causó una despedida fría. Quizá esa forma de despedirse, tras un concierto en el que hubieses llevado dos horas botando hubiese sido genial, pero casi acabábamos de cogerle la gracia al asunto y Dickinson nos contó los chascarrillos de los componentes del grupo y nos mandó para casa.


Para mí, una pena, un concierto que no cumplió mis espectativas. Decepcionantes para los que esperábamos el mejor show posible del mejor grupo y sólo tuvimos un "recordad chicos que nosotros sí os tocamos de las nuevas".

5 comentarios:

Yota dijo...

NOs veremos en Mondo Idiota!

Yo vi a Iron Maiden en Wacken, y flipante, el setlist, pues si, especialito pero ya les he visto anteriormente en dos giras de éxitos por lo que oír otras canciones en directo no me molestó demasiado.

Aunque eso si, que no me tocasen "Run to the Hills". Dickinson sigue siendo un dios.

Escofil dijo...

Tengo la costumbre de ver el set-list de la gira antes de comprar la entrada, porque paso de viajar tantas horas y pagar 66 euros para oír esas canciones. Yo por lo menos escuché temas antiguos xD

Anónimo dijo...

los dos peores discos los últimos? el amolad de los dos peores discos de maiden?? ofú....

tu no serás de los que echaste de menos "Can i play with madness?" no??

Yota dijo...

Hombre yo no se si son los dos peores, pero desde luego junto con el Virtual XI y el X-Factor son los que menos pegan para girar.

Can I Play With Madness no... pero The Trooper, Run to The Hillis, Two Minutes To Midnight/Aces High....

Miguel N4 dijo...

Escofil: entre gastarme 66 € en ver Iron Maiden con un setlist de mierda y ver a Mägo de Oz actual por 15 €, me quedo con Maiden. Eso sí, entre quedarme en casa e ir a ver a Mägo de Oz por 15 €, hago lo mismo que tú, voy a ver el concierto ;)

Anónimo: prefiero "Can I play with madness" antes que cualquier truño del último disco, porque por lo que escuché, no merece la pena ni buscar el link por Internet, ni mucho menos gastarse 20 € ó más en el CD.

Yota: añado "Be quick or be dead", "Wasted years" y "Prowler" :D

Related Posts with Thumbnails