22 de enero de 2007

Historia en el desierto

Esta es una emotivia historia que le pasó a un chico cualquiera, y podemos decir que se llamaba... no sé... por ejemplo, se llamaba Miguel.

Resulta que un día iba tranquilamente por el desierto (la razón del porqué iba por el desierto es que de pequeño se cayó en la marmita) y sin darse cuenta le pegó una patada a una Lámpara Maravillosa.

Como es normal, el Genio-que-vive-en-la-lámpara, salió cabreado de ella (a vosotros os pasaría lo mismo si vivís en el desierto y llega alguien y le pega una patada a vuestra casa y os manda dos dunas más para allá de lo debido):

- ¿Quién osa molestar al Genio-que-vive-en-la-lámpara?
- Eeeeh, yo, y no me importa decir mi nombre, me llamo José Butragueño
- Bien, como me has hecho salir de la lámpara te debo conceder un deseo.
- ¿No eran tres?
- No. Sólo te concederé uno porque me has sacado de una patada, agitando se conceden dos y frotando son tres.
- Está bien...
- ...antes de pedirlo ten en cuenta que como llevo tantos siglos tirado en el desierto estoy desentrenado y no podré concederte algo poderoso de verdad.
- ¡Deseo que se solucione el problema en Oriente Medio!
- Veré qué puedo hacer...
(el Genio-que-vive-en-la-lámpara se marcha y a los cinco minutos vuelve)

- Puf... tú no sabes cómo está aquello, allí hay una buena liada. Tu deseo no puede ser concedido, pide otro.
- ¡Quiero que Panini mejore la edición de los cómics ahora que ha puesto los precios por las nubes!
- En seguida vengo.

(el Genio-que-vive-en-la-lámpara vuelve en dos minutos)

- Mira, que he estado con Viturtia y mejor que saques los mapas de Israel y Palestina a ver qué podemos hacer...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

menuds pendejos, de que chinga esto¿?

Miguel N4 dijo...

Ey papi, esto es una pendejada de unos cuates. ;)

Escofil dijo...

Vamos Mariluzzzzzzzz

Related Posts with Thumbnails