17 de abril de 2011

Los dorsales del Real Madrid (11 y 12)

Vayamos con otros dos numeros que hayan lucido los jugadores del Real Madrid desde la temporada 1995/96 en la que se hiciera obligatorio que cada futbolista llevara uno durante toda la campaña. Empezamos con el 11, un número que suele atribuirse al extremo izquiero pero que en el Madrid lo han lucido también algunos delanteros centros... e incluso un lateral derecho.

José Emilio Amavisca (1995-1998)

Durante los tres últimos años de Amavisca en el Real Madrid, el cántabro portó el número 11 y, más o menos, sí que fue un fijo en las alineaciones de los técnicos que fueron pasando por el banquillo blanco. Incluso fue uno de los pocos futbolistas de la etapa anterior al primer año de Fabio Capello que logró mantenerse en el equipo y disfrutar de muchos minutos.

Amavisca se fue del Madrid para fichar por el Racing de Santander en el verano de 1998, después de que Hiddink lo descartara para el nuevo proyecto después de ganar la Champions League.

Sávio Bortolini (1999-2002)

Durante toda la temporada 98/99, el dorsal número 11 quedó sin asignar a ningún futbolista del primer equipo, con lo que en la elección de dorsales en el verano de 1999, el brasileño Sávio decidió lucirlo en su espalda.

Sávio completó tres temporadas con el 11 como dorsal propio, y se confirmó como un jugador de claroscuros, que nunca llegó a afianzarse en las alineaciones del Madrid en ningún momento. El extremo izquierdo tuvo un último año (quinto para él y tercero con el 11) casi inédito, lo que lo motivó para cambiar de aires al finalizar la temporada 01/02.

Ronaldo (2002-2003)

El primer año en el Real Madrid de Ronaldo Luis Nazário da Lima, o simplemente, Ronaldo, fue con el número 11 a la espalda. Ronaldo llegó en bajísima forma el 31 de agosto de 2002 y tardó en debutar con el equipo blanco, pero ese año hizo la asombrosa cifra de 30 goles en todas las competiciones, con lo que el Fenómeno aún no había perdido su olfato de gol a pesar de las numerosas lesiones que sufrió.

En cuanto Fernando Morientes dejó libre el número 9, mucho más acorde con la posición del crack brasileño, este abandonó el 11.

Javier Portillo (2003-2004)

Canterano, delantero centro y muy prometedor, en su segunda temporada como jugador con ficha del primer equipo, Portillo cambió el 18 por el 11 que había pertenecido anteriormente a Ronaldo. Sin embargo, como ha ocurrido con muchos jugadores en su mismo lugar (Tote o Soldado, sin ir más lejos), Javier Portillo casi quedó inédito jugando partidos intrascendentes o los minutos de la basura, lo que sirvieron para que se marchara en 2004.

Portillo tuvo dos cesiones, una a la Fiorentina en el Calcio y otra al Brujas en la liga belga, antes de desligarse definitivamente de la disciplina blanca para fichar por el Nástic de Tarragona en la temporada 06/07.

Michael Owen (2004-2005)

La necesidad imperiosa de Florentino Pérez de fichar a un crack mundial, aunque no hiciera falta realmente en el equipo. Owen, uno de los más injustos ganadores del Balón de Oro llegó al Madrid por 12 millones de euros procedente del Liverpool.

Michael Owen disputó muchos partidos en el Real Madrid, aunque la gran mayoría fueron saliendo desde el banquillo, teniendo su mayor racha de partidos titular con López Caro y su "alineación de los Balones de Oro". Ser el suplente de Ronaldo y Raúl, además de una oferta desorbitada (24 millones de euros) por parte del Newcastle United hicieron que saliera del club blanco de vuelta a Gran Bretaña.

Cicinho (2005-2007)

En enero de 2005, Cicinho, jugador del Sao Paulo, recalaba en el Real Madrid para ocupar el puesto en el que Míchel Salgado no tenía más sustitutos que Sergio Ramos. Tomó el dorsal 11 que nadie eligió el verano antes de comenzar la temporada. El lateral brasileño tuvo una buena época en la que llegó a desbancar al gallego de su puesto formando junto a David Beckham una banda derecha que era la única salida de ataque que tenía el Madrid de aquella época.

En el verano de 2007, el Real Madrid de Ramón Calderón comenzó una limpieza de jugadores brasileños en el vestuario blanco, que acabó con el fichaje de Cicinho por el Roma solamente año y medio después de firmar por el club blanco.

Arjen Robben (2007-2009)

La única promesa electoral de Ramón Calderón que fue cumplida durante su mandato fue la del fichaje del neerlandés Arjen Robben, quien se enfundó el dorsal 11 que dejó libre Cicinho. El extremo izquierdo apenas demostró sus dotes debido a las numerosas lesiones que sufrió en sus dos temporadas de blanco.

Aunque Pellegrini pidió públicamente que Robben se quedara en el Madrid, Valdano y Florentino vendieron al neerlandés al Bayern Munich debido a que se hizo un enorme gasto en fichajes y la nueva directiva quería eliminar cualquier rastro del "régimen" anterior que existiese en el equipo.

Karim Benzema (2009-2010)

El exjugador del Olympique de Lyon llegó al Real Madrid con la vitola de ser una de las grandes promesas de Europa. En su primer año, cogió el 11, un dorsal que extrañamente han vestido muchos delanteros centros en su paso por el Madrid a pesar de no ser un número habitual de los arietes del equipo.

En su primer año en el equipo, Benzema fue uno de los fichajes más dececionantes de la segunda etapa de Florentino, solo superado por Kaka'. Un francés indolente.

Esteban Granero (2010-?)

El canterano español regresó un año antes al Real Madrid y se hizo con el dorsal 11, mucho más estético que el 24 que portó la temporada anterior. Granero es un futbolista de complemento para la plantilla que disfruta de minutos sobre todo saliendo como suplente desde el banco.

Esta temporada es un complemento más para el centro del campo, tanto jugando al lado de Xabi Alonso como por delante del doble pivote de Mourinho.

Ahora vamos con el número 12, un número que pocos futbolistas quieren en la mayoría de los clubes a no ser que sea un dorsal que hayan vestido con asiduidad en su carrera deportiva.

Dejan Petkovic (1995-1996)

Rambo, como se conocía al serbio cuando lo fichó el Real Madrid procedente del Estrella Roja, llegó al club en el verano de 1995 como una joven promesa. Le asignaron el número 12, uno de los dorsales que quedaban libres después de que el resto de sus compañeros con más veteranía en el club cogieran el resto.

En el mercado de invierno, Petkovic se marchó al Sevilla donde jugó poco más que en el Madrid. Un futbolista casi inédito.

Carlos Secretário (1996-1997)

Con la llegada de Fabio Capello, una de las posiciones a reforzar por el Real Madrid era la del lateral derecho. La elección fue la del jugador del Oporto, Carlos Alberto Secretário, pero el luso nunca llegó a adaptarse a la Liga española.

En total, Secretário jugó con el Real Madrid 13 partidos, y en la siguiente temporada cambió su dorsal para los seis meses que aún se quedaría en el equipo de Chamartín.

Iván Campo (1998-2002)

Al comienzo de la temporada 97/98, el dorsal 12 fue elegido por Manuel Canabal, un delantero centro que fichó el Madrid procedente del Mérida, donde fue máximo goleador de segunda división. Sin embargo, no llegó a debutar en Liga con el primer equipo, con lo que el 12 quedó todo el año sin ser usado por ningún otro jugador. Al verano siguiente, el Real Madrid fichó a Iván Campo, un central vasco procedente del Mallorca, quien llevó el 12 durante los cuatro años que se mantuvo en el equipo.

Iván Campo entró y salió de la alineación a lo largo de las cuatro temporadas en las que fue parte de la primera plantilla. Iván Campo fue uno de los centrales de la Octava. En su última etapa, Iván Campo fue baja debido a depresiones, lo que le hizo marcharse en 2003 a la Premier League, al Bolton.

Tote (2002-2003)

Después de una cesión de una temporada de Tote en el Real Valladolid, el delantero formado en las categorías inferiores obtuvo su ficha para el primer equipo. Por veteranía, fue el último en elgir dorsal esa temporada y se tuvo que conformar con el poco habitual para un delantero como es el 12.

Tote, al igual que muchos de los otros delanteros de la cantera del Madrid, no jugó apenas con el primer equipo, motivo suficiente para que acabase recalando en el Real Betis.

Pablo García (2005-2006)

Dos temporadas completas quedó el número 12 sin ser escogido por ningún otro jugador del Real Madrid, hasta que en el verano de 2005 Florentino Pérez comenzó con los surrealistas fichajes entre los que se encontraba el uruguayo Pablo García, procedente del Osasuna.

El medio centro defensivo no jugó demasiados partidos, y en todos ellos demostró su absoluta falta de técnica y compañerismo al excederse con la violencia sobre el terreno de juego en demasiadas ocasiones. Tras este año, comenzó un rosario de cesiones, empezando por el Celta, hasta que acabó su contrato.

Marcelo Vieira (2007-?)

Hasta el mercado de invierno de la temporada 06/07, el 12 fue un dorsal que permaneció sin dueño en la plantilla blanca. En enero de 2007, Pedja Mijatovic fichó a tres jóvenes promesas del mercado sudamericano: los argentinos Gago e Higuaín, y el brasileño Marcelo.

A su llegada al Madrid, Marcelo fue presentado, con solo 18 años, como el nuevo Roberto Carlos para la banda izquierda de la zaga. Sin ser muy fiable defensivamente hablando, la progresión de Marcelo tras su llegada al club ha sido asombrosa, llegando a ser en la actualidad el lateral izquierdo titular indiscutible para su entrenador José Mourinho.

2 comentarios:

Dan Defensor dijo...

Petkovic!! jugón!!
junto con "el átomo" Ognjenovic y Edwin Congo, el trío mortífero!!

Miguel N4 dijo...

Ojo que el Átomo llegó a jugar partidos de titular con el Madrid, y su baja fue motivo de que Zárate y Meca jugasen aquella Liga con Vicente Del Bosque. Un tío importante para la historia blanca.

Related Posts with Thumbnails